¿Puede Europa ser salvada?

Con este sugerente título publicó este miércoles el New York Times un artículo del famoso Novel Krugman que podeis leer pinchando aquí y que tras un magistral resumen histórico de la situación económica europea expone cuatro escenarios posibles para el final de esta crisis en los distintos estados eurpeos ( podría ocurrir escenarios distintos en cada país) que se podrían sintetizar en los siguientes:

 

1.- Devaluación interna (deflación y bajada de sueldos), y ralentización económica durante varios años.

 

2.- Reestructuración de la deuda (al fin y al cabo la quiebra del Estado).

 

3.- Corralito y salida del Euro, tal como sucedió en Argentina.

 

4.- Impulso hacia delante de la solidaridad interestatal europea (rescates al límite de las posibilidades y unificación de políticas fiscales).

 

El escenario más probable, bajo mi modesta opinión, y a la vista de la evolución a la baja de la prima de riesgo que ha tenido lugar tras la intervención de China sobre nuestra deuda (ver mi artículo reciente) es una mezcla del 1 y el 4, los dos menos dramáticos.

 

Es decir debido a que China no le interesa dejar caer a su principal cliente, Europa, lo más probable es que nos preste el dinero suficiente para que no se dispare la prima de riesgo, y que nos apoye, al menos, durante el tiempo necesario para que cambien nuestros dirigentes políticos, y se acometan las reformas necesarias que atraigan la inversión empresarial para poder remontar nuestra economía.

 

La solución no es definitiva ya que si la economía española no remonta, la presión sobre la prima de riesgo podría hacer desistir de su empeño al gigante asiático, pero al menos es un respiro mientras llegan mejores tiempos económicos y políticos. Lo que es indudable es que mientras más profundas y acertadas sean las reformas antes devolveremos la deuda tanto pública como privada y antes alcanzaremos un mejor nivel de vida.